viernes, 4 de octubre de 2013

LAS CARPAS

Telas mustias que al pasar
disimulan desamparo
y que ponen su reparo
para el que quiere mirar.


Brotan en cualquier lugar
hechas con lo que sea
y si he nombrado una tela
no descarten material.


Pueden ser algunas tablas
un tambor desvencijado
calaminas, enlatados
cartones, restos de casas.


Son las costras de heridas
de las llamadas ciudades
pero no hay hospitales
para arreglar esas vidas.


Allí el ser humano prueba
porqué es el lobo del hombre
ignorando cualquier nombre
a quien la miseria aprieta.


Llegan hasta estas barriadas
de vez en cuando, un policía
un pastor que se engreía
de las prédicas espetadas.


Y damas engalanadas
en tren de obra social
testigos de Jehová,
con cruces muy decoradas.


No ha faltado el senador,
con afanes populistas
o el falso izquierdista
y antropólogo fisgón.


Pero todos son ajenos
a las carpas miserables
a ese vivir de balde
sin esperanza ni sueños.


Allí se graduó el ladrón
la puta empezó el negocio
dolor y hambre fueron socios
la muerte puso el cajón.

  
Cuando el sol se pone y pinta
de mentiroso color
allí no para el dolor
ni se respeta la vida.


En Brasil son las favelas
en Argentina las Villas
es la pobreza que grita
en Bolivia las laderas.


Un río de agua mugrienta
sirve para que dos pequeños
con barco de papel y ensueño
a la miseria le mientan.


Sin saber que para ellos
el futuro ya no existe
la esperanza, un mal chiste
y esto no tiene remedio.



Pues ser paria sólo ha sido
maldición para unos cuantos,
lacra que causa espanto
y mejor si está en olvido.

CANTARES EBRIOS

Canten todos ya beodos y conmigo
un himno a la disipación desenfrenada,
al jolgorio, a la juerga eterna con amigos
al beber como cosacos, a la vida disipada.


Que la vida es una y se acaba
con la prontitud del tiempo que no cesa
de correr cabalgata apresurada
donde la muerte es premio y anhelada meta.


Secad vuestros vasos de un sorbo
que corra el mosto en las gargantas
cual río con espíritu jocoso
jugueteando hasta el fondo en las entrañas.


Que es noche de amor y desenfreno
de pérdida de recato y formalismos
de manos que se buscan y de besos
de tabaco, amor y sensualismo.


Que la noche de jolgorio sea eterna
que el amanecer se aleje en este día
que la amistad se beba en cada vaso
y nuestras voces se levanten de alegría.


Partamos del brazo por el mundo
que al vernos alborozados se lamenta
pues solo aplaude cuando el rumbo
es dado por sermones y monsergas.

  
Libertad, a gritos yo te invoco
en esta madrugada sin tragedia
mientras brindo por el arte, por el teatro
por la danza y también por la comedia.


Que sepamos ir del brazo de ilusiones
aunados con místicas sirenas
mujeres y varones con gran brío
se juran unos a otros vida plena.


Mientras las ropas caen como lirios
y el río del licor se atraviesa
escanciemos una vez más nuestra bebida
que sin temor se derrama por la mesa.


Y si ahora es tiempo del adiós
sepamos ser parcos en partida,
como fuimos pletóricos al beber
digamos ¡adiós amanecida!

CRÓNICA DE UN DESCONOCIDO

Bastón en la mano,
sombrero y gabán
un poco encorvado
camina Don Juan.


Pese a su porte
pasa ignorado
con pasos airados
la gente lo corre.


Los ojos nublados
la cara arrugada
la espalda curvada
los labios cerrados.


Es un mundo huraño
sin fuerza ni goce
ya a nadie conoce
todos son extraños.


Con pasos muy cortos
camina Don Juan
lo arrastran los pies
que perdidos están.


Ya trastabillea
y casi se cae
y no hay quien lo vea
ni ayude a pararse.


Se agarra de un árbol
se pone de pie
se muestra tan solo
y nadie lo ve.


De repente un niño
que pasa jugando
le toma la mano
lo hala despacio.


Él lo mira y tiembla
pues ha reconocido
en esa mirada
su rostro de niño.

  
Lo vuelve a mirar
y ve como en sueños,
que ese angelito
es él, de pequeño.


El infante tira
de su mano vieja
caminan muy juntos
y cruzan la acequia.


Luego el camino
los enrumba al campo
no siente los pies
va como flotando.


De repente tuercen
toman un sendero
un árbol se mece
se escucha un cencerro.


La grava del suelo
ya no lo tortura
está decidido
y sigue la ventura.


El niño lo suelta
y hecha a correr
el sigue adelante
con prisa también.


El sol que se pone
pinta los guijarros
de colores rosa
de tonos cambiados.


En medio de un claro
un poco escondido
tras de unos arbustos
ya lo espera el niño.


El anciano apura
su paso cansino
llega donde él
se tiende en el sitio.

   
Sus huesos no sienten
lo duro del piso
sus miembros se ponen
ajenos al frío.


El nene se acerca
lo abraza lo besa
le dice al oído
ya estás tú de vuelta.


El siente en el pecho
como pajarillos
y su cara enteca
tiene como un brillo.


La primera estrella
ya ha aparecido
y desde los cielos
miran viejo y niño.


El diario del pueblo
en corto relato
dice que encontraron
un cuerpo en el campo.


Que era de un anciano
no identificado
que murió seguro
por sus muchos años.


Que lo único extraño
del descubrimiento
era el rostro luminoso
que tenía el muerto.


Que mostraba paz
y casi sonreía
que si algún lector
lo reconocía.


Ayudara a dar
datos del difunto
al que el diario llama
NN y punto.

viernes, 24 de mayo de 2013

ATRÉVETE


Quién puede detener al alma
Cuando corre tras la vida,
Pues no hay fuerza conocida
que el corazón desarma.

Si éste veloz cabalga
Tras  el amor fugitivo,
a lomo de mil ilusiones
buscando  cumplir su objetivo,
en brazos de fuego y pasiones.

De allí que de nada sirva
lo que construyes callando
ni al amor tú vas matando
solo negando el cariño.

Tal vez no entiendes aún
que la vida es gran engaño
y que solo nos redime
el atrevernos a querer
sin temor a sentir daño.

Y si hoy te digo te quiero
no sé si te querré mañana,
como no sé, si vivo o muero
si perduro, o te me escapas,
nada debe ser certero.

No por eso te engaño
ni traiciono tu cariño
hay que vivir sin regaños
con inocencia de niño.

En cambio tú, vives sufriendo
por lo dicho y lo callado
por las palabras que escribo
porque  pienso en el pasado.

Entiende de una vez por todas
sólo se tiene el momento
pues la vida en sus mil vueltas
siempre te dará tormento.

Para que buscar dolor
si es posible el quererse
porque negarse al amor
si es tan fácil entenderse.

Deja ya, los mil remilgos
se valiente en el hoy
no le temas al peligro
las cosas son como son.

Atrévete a vivir contenta
deja el remordimiento
lo que soltamos a un lado
se vuelve resentimiento.

Qué cuántos años nos quedan
para penar después,
de que vale calcularlos
si nos podemos querer.

Dale a la vida la tarea
de pasarnos la factura
amor que no es valiente
es amor que nunca dura.

Ven entonces a mis brazos
mañana puede ser tarde,
siente en mí los latidos
escucha vibrar mi sangre.

Ahora repite en voz alta
a nada temo contigo,
nada nos hará falta
con amor y con cariño.

lunes, 22 de abril de 2013

LA HISTORIA DEL CAYU

Es el cayú un fruto
bendición del creador,
ocurrencia del Señor
creado en momento justo.
Para el diablo fue un disgusto
por su sabor y dulzor.

Lo que la gente no sabe,
Es que nació de una apuesta,
pues también en el cielo
el aburrimiento gesta.
Desde la dureza del hielo
o la imposibilidad de la cuesta.

Ocurre que nuestro Dios
como es un ser perfecto,
a veces se aburre y entonces
se enoja con los querubines
los  ángeles y serafines
y se pasea molesto.

Y pocos son atrevidos
de inquirir en su molestia,
pues de soberbia o modestia
no se discute,  atrevido,
puesto que a  Dios enfurecido
no es agradable de ver.

Pero, como en toda creación 
no falta el ángel audaz,
que sin ánimo procaz
le busca  conversación,
con afán de entretención
para el ánimo calmar.

- ¿Puedes tu darme, Señor
razón que sea valedera
para que una fruta, cualquiera,
 lleve el carozo por dentro?
-¿No sería más cumplido
honrar a tu creación,
con un fruto  que a lo mejor
tenga el carozo por fuera?

- !Como puedes ser tan bestia¡
clamó el digno Creador
-si el carozo se llama así,
pues semeja a un corazón
¿Qué locura y sin razón
te lleva a hablar así?

Más el ángel del comentario
ya lanzado en su dislate
dijo, -pero es corazón que no late,
podría tal vez estar fuera
y tu mandas sobre todo
fruto que hay en la tierra-

De la ira a la curiosidad
solo hace falta un momento
y a Dios le dio contento
improvisar en el crear.
-Tal vez pudiera hacerlo
-que digo, ¡siempre yo puedo!
Y con esa idea tan loca
se retiró a su aposento.

- ¿Pero, como sería ese fruto
tan loco cual tu deseo?
Con un carozo por fuera
¡Se vería muy, muy feo!
decía entre dientes,
mientras pensaba sonriente.

Echó una mirada a la tierra
ahíta de creaciones
y en medio de la selva vio
tortugas y camaleones
y entre toda esa fauna,
el tucán lo conmovió.

Y con esa inspiración
sin más trámite en la jungla
el cayú apareció.
Con un sabor diferente
a todo lo antes creados,
luciendo sobre la pulpa
un apéndice colorado,
cual pico fuera de tucán
que dejó a todos pasmados.

Desde ese entonces el cayú
nos alegra con su miel,
creación directa de El
y con su nuez de regalo,
nos muestra a todos cuan sabio
el creador puede ser.

viernes, 1 de febrero de 2013

HOY LAS HE VISTO


Hoy las he visto
como un río verde
trato de seguirlas
mi vista las pierde
van muy ordenadas
ya cruzan el patio
trepan las paredes
se pierden un rato
luego reaparecen
su carga las tapa
nada las detiene
ni agua, ni mata
El pasto se hunde
pese a que no pesan
pero son millones,
de pasar no cesan
¿Cómo se equilibran?
¿Porqué no se cansan?
cuál es su destino
pues, sin cesar avanzan
a veces quisiera
poder como ellas
saber cada día
bajo sol o estrellas
para qué es la vida
para qué la gente
marchar todos juntos
no ser diferentes
transportan mil cosas
todas decididas,
no importa la causa
ahí van las hormigas
los brazos de acero
el talle de avispa
y no les preocupa
que se vaya el día
la noche ha caído
sigo yo en la silla
mi cuerpo entumido
las miro sin prisa
adentro en la casa
me creen dormido
y mis nietos tratan
de no meter ruido
las dejo vencido
tal vez con envidia
por lo ordenado
de su corta vida
me espera la cena,
los besos, las risas
y quizá les cuente
de este largo día.

UNA ULTIMA MIRADA

Sabes, quiero ahora confesarte
que te espío todo el santo día
cuando respingas ante el agua fría
y te peinas después ya de lavarte.
En tu ir y venir por el traspatio,
en tus vueltas en silencio o cantando,
corriendo tras los pollos, caminando
energizada cual corriente de mil vatios
Interrumpo mis tareas carpinteras
suelto el serrucho, corro a tu ventana
y por el resquicio cuelo mi mirada
y te bebo como estés, todita entera
Espero el miércoles y me pongo tenso
pues es el día en que tu te bañas
y corro hasta las tablas donde con saña
he abierto un forado por donde observo
el lunar de tu grupa, mi gran secreto
la redondez de tus pechos, mi deleite
verte así, entera mojadita y sin afeites
me anticipa mil placeres, si te obtengo
Tienes los cabellos más largos y negros
que hubiera visto a lo largo de mi vida
y tu cintura estrecha, y tu piel tan relamida
y tus ojos, y tu cuerpo alimentan mi codicia!
Mañana, cuando te vea a la puerta de tú casa
me acercaré bien trajiao, hasta con saco y corbata,
y te diré si quieres compartir lo que nos falta
y llenarnos de chiquillos de la noche hasta el alba
Tal vez me digas:¡ borracho, que de cuernos que le pasa!
o tal vez puedas tu ver que ya no puedo pasarla
sin tenerte toda entera, sin murallas, sin más ansias
que tomarte toda plena, y hacerte mía con ganas
Hoy se decide mi vida,
me juego al todo o nada
pero antes de ese evento
iré a echarte una mirada!

jueves, 31 de enero de 2013

SINIESTRAS LAS TUMBAS


Siniestras las tumbas, son negros espejos
de luces difusas, de muerte y desecho
último refugio de carne y estiercol,
de moscas azules, gusanos traviesos
que mondarán lirondos los pálidos huesos.
Si paso muy lento me invitan con guiños
sabedoras ellas de nuestro destino,
de la rueda eterna que empieza de niños,
de la brevedad de nuestros delirios
que encuentran su meta en el suelo frio
Por eso camino en el cementerio
pisando esperanzas de otros ya muertos
pensando en la vida llena de misterios
resueltos ya todos cuando, sólo huesos,
dejamos la gloria de sueños perfectos.
Ayer embozado miraba un cortejo
con sedas y paños, caballos y deudos
con grandes discursos, con flores y rezos
que como zumbido escuché de lejos.
Luego que se fueron, solo quedó el muerto
La noche ya cae sobre el camposanto
lágrimas de pena el viento ha secado
los sauces regalan sus ramas perennes
que buscan convencernos que ellas no mueren
tristezas marchitas, dolores segados
que el olvido vuelve a cortar, matándolos.
La luna ilumina túmulos y estatuas,
adornos que ocultan tierra mancillada
con restos de gentes que en el mundo fueron
brillantes ingenios, y hoy son esqueletos,
apenas son polvo, ya ni son recuerdos.
Camino y los nichos me hablan yacentes
con voces antiguas, recuerdos dolientes
mientras que osamentas se quiebran al paso
restos de hombres que un día rieron, gozaron
y que hoy solo manchan mis viejos zapatos.


Se que seguro acudiré a la cita postrera,
ignoro la fecha, no quiero saberla
y este cuerpo hoy mío será descompuesto
en mil componentes, en humus, en suelo
y sólo quedará de mi, tal vez estos versos.

lunes, 5 de marzo de 2012

El huérfano

Con harapos como ropa
y tristeza en la mirada
la cara desconsolada
sorbe sonoro la sopa.

flaco, sucio, abandonado
ni a sus padres conoció
el cree que los perdió
en accidente ignorado.

Aunque a veces en sus sueños
cree ver a su mamá
quien a él todo le da
y se mira más pequeño.

-Me pareceré a papá,
dice cuando se mira
y ante el espejo ya gira
pero el rostro ya no está.

Duerme sobre cartones
en el atrio de una iglesia
con la esperanza tan necia
de comida y no sermones.

Al menos no está tan solo
hay más de diez como él
el mayor es el más cruel
malvado con grave dolo.

Ha aprendido a callar
si él lo toma por detrás
a no gritar por demás
y apenas a sollozar.

Ahora que se han unido
al grupo unas chiquillas
lo ignoran en la pandilla
y puede dormir tranquilo.

Ayer hubo diferencia
llegó un grupo con mangueras
y gritando como fieras
los golpearon con violencia.

Ramón el mayor, sacó navaja
y se le fueron encima
reventándolo con grima
sin derecho a la mortaja.

Luego agarraron a las niñas
y las subieron a un auto
mientras reían, voz en alto
celebrando las mil piñas.

Los demás se escabulleron
el pudo contemplar todo
y a esconderse se dio modos
y así no lo sorprendieron.

Hoy no sabe que comer
ni a donde se irá a dormir
si va a llorar o reir
si caminar o correr.

La lluvia es cual cortina
que refleja en el pavimento
las luces que de momento
rielan sobre la banquina.

De repente, un camión
embiste al pequeño cuerpo
el que queda en el pavimento
como trágico montón.

miércoles, 25 de enero de 2012

DE CUERPO ENTERO


Aquí estoy de cuerpo entero.
Firme como la roca,
y pertinaz como el viento

Se que dices que ya he muerto
que sólo soy un olvido,
que no te alcanzo a recuerdo

que ya perdiste memoria
de esos breves momentos
que te supieron a gloria:
Fuiste mía sin remedio
fui tuyo de cuerpo pleno

Y estoy vivo y de regreso
¿Qué hay otro en tus favores
otro que sorbe tus besos
otro al que finges amores,
otro al que dices te quiero?

En cambio, tu lugar aguarda
aunque sean  tus traiciones
pues el odio siempre tarda
en matar nuestras pasiones

Si te dije que te quise
lo hice con sentimiento
sin mentir en mis decires
ni faltar al juramento

que esa vez y en voz alta
grité a los cuatro vientos
pues jamás ha sido falta
cumplir lo que se ha propuesto

Tus huesos saben a mi
como lo sabe tu cuerpo
y esa lección aprendida
no quedará en recuerdos

Voy ahora hasta tu vera
a recoger lo que es nuestro,
 los amores y los odios
las rabias y los contentos

Si hay otro ahí, yo lo mato
avísale, que es el momento,
pues eres mía y lo sabes
y juntos  celebraremos

que he vuelto y estoy vivo
que soy tu carne y sustento
que te amo más que a mi madre
y eso es mucho, por favor, créemelo

No necesitas afeites
ni ponerte algo nuevo
eres mía hasta en tu mugre
eres propia y yo lo siento

Espérame bajo el portal
es ahí que te recuerdo
cúbrete con ese manto
que te entregué hace tiempo

Yo te mando este mensaje,
 y ahora salgo corriendo,
si llego antes que él
que me perdonen tu senos

Pues no aguanto ya la espera
de comerlos con  mil besos
y hacerte mía de nuevo
realidad y no recuerdo
¡tenerte de cuerpo entero!!

viernes, 13 de enero de 2012

Aquí aguardo tu oferta


Hoy pongo mi cariño en pública subasta
mi fervor, la dedicación de mis escritos,
todo mi sentimiento, yo el iconoclasta
sucumbiendo a la carencia de un amor bendito.

Quiero una mujer, que haga de mí su vicio,
que aprenda a amarme hasta el sacrificio.
Le corresponderé con pasión hasta la muerte
y seré su bendición, buen destino y suerte.

Estas manos matarían, si en ello hay cariño,
pero no temas que para tí son sólo dulzura.
Compra ahora este corazón lleno de mimos
llévate de oferta mi calor y mi ternura.

Permíteme conocerte y revélame tu piel
busco tanto, quien se acostumbre a lo mío.
A esta cara agria, a este cuerpo sin miel
a los momentos alegres, a mis minutos sombríos.

La noche es larga, cuando miras la inalcanzable estrella
y quiero despertar aferrado a una mano amiga.
A quien le importa tu apariencia, sea extraña, sea bella
lo que cuenta es quien te da el impulso en la subida.

Hoy me vendo por migajas de cariño
lo doy todo por tenerte a mi lado
para sentirme de nuevo como niño
aprendiendo a conjugar el verbo amando.

Sabes, de sólo pensar que te consigo
se me erizan los cabellos del deseo
las cosas que quiero contigo no las digo
tiemblo de alejarte y provocar tu miedo.

Sea torpeza, error, resentimiento, premonición
que pongan alas a tus pies y cadenas a tus sueños
y que fugues asombrada de tu propia emoción
y de tanto amarme te pierda siendo casi ya tu dueño.

Para que eso no ocurra es preciso que me compres,
pues quien paga no teme, y tal vez a la larga aprecie
que me tomes como tuyo, que me uses y si me rompes
que me mimes, custodies y repares, una y mil veces.

Aquí aguardo tu oferta rogando al cielo todo esperanzado
dame el precio cabal que te dicte el corazón y ya soy tuyo
no te fatigue mi larga expectativa ni mi rostro iluminado,
es el fuego interno que refleja tu presencia que ya intuyo.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

No es mi culpa


-No es mi culpa, te musito
si los demás ya no existen.
Solos tú, yo y el encierro
y este miedo que nos viste

Este libro y sus palabras
son cosas que van quedando
apenas ya lo leemos
signos que se van fugando.

Añoramos las estrellas
Pues de ellas nos contaron
Que iluminaban el cielo
Luminosas y muy bellas


Dicen que había noche
Con una luna plateada
Y que la gente contenta
Le improvisaba tonadas


También existía el día
Con un sol muy luminoso
Una tierra, ríos ,vida
Todo era muy hermoso.

¿Serán cierto esos recuerdos?
Será verdad lo que ansiamos
Puede ser que estamos vivos
¿O que soñamos estarlo?


El libro que aún leemos
Habla de las maneras
de sentarse a la mesa
reglas de la etiqueta.

Habla de los vecinos,
De lo correcto y lo impropio
Y tu quisieras que fuera
realidad de todos modos.

Sueñas con alguien más
de quien deseas que exista
Sea hombre o sea Dios
Otro más, que nos permita.

Tan solos ya no sentirnos
fantasear con más humanos
verlos andar mil caminos
tener un padre, un hermano


Los días que van pasando
las noches que no terminan
los soles que cual pabilos
alumbran el medio día.


Este cielo tan violeta
el yermo que no termina
la ciudad ya destrozada
la inexistencia de risas.


-Estamos solos, te digo
Me respondes con sonrisas
Y me cuentas mil historias
Que hablan de gente y de vida

Sólo nos unen los miedos
Cuando afuera la luz se eclipsa
Y se oyen correteos
Pasos sin rumbo y a prisa.

-¿Dónde estamos? Me preguntas
Te respondo con un beso
Mientras te doblas llorando
Encogida por el miedo.

Mañana te repondrás
Me contarás mil relatos
Que la gente no me quiere,
Por que soy ya muy huraño.

Y que por eso no viene
que temen les haga daño
que si no fuese así
estarían a tu lado.


Te acordarás de lugares donde dicen
Moraron miles de humanos
¿Qué fue de ellos? Un misterio
Cuya respuesta ignoramos.


Ambos sabemos y callamos
malditos por ser los últimos
Afuéralos ruidos se crecen
Y lloramos abrazados.