viernes, 4 de octubre de 2013

CANTARES EBRIOS

Canten todos ya beodos y conmigo
un himno a la disipación desenfrenada,
al jolgorio, a la juerga eterna con amigos
al beber como cosacos, a la vida disipada.


Que la vida es una y se acaba
con la prontitud del tiempo que no cesa
de correr cabalgata apresurada
donde la muerte es premio y anhelada meta.


Secad vuestros vasos de un sorbo
que corra el mosto en las gargantas
cual río con espíritu jocoso
jugueteando hasta el fondo en las entrañas.


Que es noche de amor y desenfreno
de pérdida de recato y formalismos
de manos que se buscan y de besos
de tabaco, amor y sensualismo.


Que la noche de jolgorio sea eterna
que el amanecer se aleje en este día
que la amistad se beba en cada vaso
y nuestras voces se levanten de alegría.


Partamos del brazo por el mundo
que al vernos alborozados se lamenta
pues solo aplaude cuando el rumbo
es dado por sermones y monsergas.

  
Libertad, a gritos yo te invoco
en esta madrugada sin tragedia
mientras brindo por el arte, por el teatro
por la danza y también por la comedia.


Que sepamos ir del brazo de ilusiones
aunados con místicas sirenas
mujeres y varones con gran brío
se juran unos a otros vida plena.


Mientras las ropas caen como lirios
y el río del licor se atraviesa
escanciemos una vez más nuestra bebida
que sin temor se derrama por la mesa.


Y si ahora es tiempo del adiós
sepamos ser parcos en partida,
como fuimos pletóricos al beber
digamos ¡adiós amanecida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario